Algunos signos de civilización empiezan a manifestarse, aunque queda mucho reflejo negativo en los argentinos

Hay quienes dicen que ya están aprendiendo a hacer política en el Congreso. Ojalá fuera así …

El país está muy lejos de obtener los cambios que necesita, pero en algunos sectores hay señales esperanzadoras

 

Hay muy pocos todavía, de esos signos de civilización, de educación, de actitudes que la convivencia requiere para que la misma sea en paz, y que genere un escenario de crecimiento sano y desarrollo adecuado, en materia económica, social y hasta espiritual.

Se ven, y se seguirán viendo por muchos años más, enormes salvajadas en la Argentina, actitudes violentas, transgresoras al máximo, que ponen en peligro a los ciudadanos que sólo pretenden vivir civilizadamente y en un merecido clima de orden.

Dicho esto en un marco de amenazas y ataques en el ámbito de la Política, y ni hablar en el de la seguridad.

Pero también han aparecido señales de cambio, aunque pequeñas y débiles todavía, pero que no se veían tan sólo hace un año y medio. Y hasta resultaban inimaginables por entonces …

Un lector de ENFOQUES POSITIVOS contaba días atrás lo que él percibe cuando viaja en subterráneo, medio que utiliza frecuentemente. Describió que después de un intenso trabajo de la empresa que administra el servicio, fueron desapareciendo los conocidos papelitos con publicidad, que solían pegarse en las paredes internas de los coches. Y que si bien el servicio aún adolece de fallas significativas –el Jueves pasado, por dar un ejemplo, la línea D que une Catedral con Congreso de Tucumán, causó un gran desorden al funcionar con cortes justo a la hora pico del regreso, el último día hábil de la semana-, hechos que suceden con cierta frecuencia, algunos de ellos atribuidos, según lo dijo esta misma fuente, a “maldades” de los gremialistas.

En este mismo caso, pueden verse coches algo más limpios, aunque no siempre, y en cuanto a otros servicios de transporte, los sistemas de Metrobus que se han instalado en el último año en la Capital Federal, han disminuido en un porcentaje nada despreciable, los tiempos de traslado, en los sectores beneficiados, al menos para los ómnibus.

Hay otros signos, siempre muy débiles todavía, que se acercan a lo que cualquier ser razonable pretende para su vida, y que es que puedan controlarse, hasta llegar a que alguna vez puedan eliminarse, los característicos símbolos de brutalidad que han siempre caracterizado a los Gobiernos peronistas.

Ese descontrol y opacidad en las gestiones de Gobierno. Dicho esto no sin tristeza, por cuanto los Partidos políticos argentinos se esfuerzan por tener una “pata” peronista, aún el actual de CAMBIEMOS. El propio MAURICIO MACRI se encarga de hacerlo saber, y con ostentación.

Pese a lo que ello significa, en cuanto a la proclividad a la vagancia y a la corrupción. Los peronistas actúan casi por reflejo en esa tendencia, lo hacen primitivamente, de forma incivilizada y torpe, y con ausencia de una proyección mental, que les permita al menos vislumbrar un comportamiento sustentable, o las inevitables consecuencias de sus conductas …

Parece muy duro lo expresado, pero refleja lo que sucede en distintos ámbitos de la administración, y especialmente en casos que tienen que ver con la Justicia. Se trata de, al decir de un Periodista muy juicioso, “conductas irracionales de quienes –y aquí otra vez lo de la imposibilidad de reconocer la insustentabilidad-, no alcanzan a visualizar los resultados de sus actos”.

Resultaría interesante poder enlistar y contabilizar las graves consecuencias que le ocasionan al país esa liviana conducta que se describe, y qué porcentaje de argentinos se hallan incursos en la misma. Pero es muy difícil hacerlo, por la negación, además, en la que incurren quienes mantienen, y hasta ostentan dicha falta de escrúpulos. Muchos funcionarios tienen hasta naturalizado un comportamiento alejado de los valores que requiere el normal y eficiente funcionamiento del Estado a favor de la población y del bien, en general, del país.

Claro que no sólo se debe ser peronista para desenvolverse de esa manera. La historia argentina lo demuestra.

Para ir rematando la nota y mostrar el eje de la misma, sólo restará decir que, tal como debería ser esperado, los pasos positivos dados hasta hoy por el actual Gobierno, son muy escasos y esporádicos. Cierto es que quienes vivieron cobijados en la gestión gubernamental que le precedió, hacen todo lo posible para volver a ese momento, en el que tuvieron todo bajo control para robar y manejarse políticamente, en su falsa ideología, sin límites. Pero no hay que dejar de lado la inexperiencia que ha mostrado hasta el momento CAMBIEMOS, la que se ha manifestado en cuestiones de fondo, inclusive, por falta de una adecuada formación en valores, entre sus responsables.

Fácil es decirlo todo desde aquí, mientras se escribe cómodamente frente al teclado de una PC. No se pierde de vista esta situación, pero hay que convenir que no alcanzan los “retiros” ni las constantes reuniones entre la cúpula de Gobierno –antes ni eso siquiera existía-, porque, como lo dice muy claro la expresión que ENFOQUES POSITIVOS suele utilizar con frecuencia, “Dos pobres no hacen un rico …”, y lo que suele suceder ante los problemas que enfrenta actualmente MAURICIO MACRI y sus hombres, es que no aparecen a la vista opiniones maduras que busquen enfriar el clima y apagar un poco el ruido, para recién desde allí diseñar los cambios más profundos, y ante la convicción actuar con decisión. Y si hiciese falta, también con audacia.

 

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS

5 Comments en "Algunos signos de civilización empiezan a manifestarse, aunque queda mucho reflejo negativo en los argentinos"

  1. BETO SHIRI | 26 Marzo, 2017 at 5:34 pm |

    Siguen pareciendo bebés de pecho estos chicos por más buenos y honrados que sean y lo que nos salvará es que asuman en algún momento que tienen que actuar con rapidez y con menos contemplaciones ante los sátrapas que están del otro lado

  2. Dios pone a disposición de los argentinos y como enésima vez la oportunidad de hacer las cosas bien y si la población también por enésima vez repite sus errores en un momento Él podría cansarse por más misericordioso que sea. No seamos tan tontos

  3. RUBEN NEGRITTI | 26 Marzo, 2017 at 6:59 pm |

    OJALÁ NO TERMINEN CONTAGIÁNDOSE EN ESE MALDITO AMBIENTE

  4. Para mi gusto va todo muy lento y ese tiempo lo aprovechan los peronchos y los sindicalistas porque todos ellos en realidad la estan pasando mal por fortuna

  5. Santiago Robles Tell | 27 Marzo, 2017 at 7:51 am |

    El largo brazo de la incivilizacion llegó a la plaza principal de la capital holandesa para hacerle el escrache a Macri y fueron nada mas que 20 pero ruidosos

Comments are closed.